lunes, 1 de febrero de 2010

Guggenheim, segundo (posible) golpe

El verano pasado hice con mi chico una excursión por la costa Vizcaína. Después de ocho años de relación con un vasco ya tocaba conocer una de las zonas más bonitas de esta comunidad. Fue un sábado de finales de junio, soleado y caluroso, el elegido para disfrutar de bonitos acantilados, a veces colonizados por pequeños pueblos adaptados a la imponente topografía, y bonitas calas rocosas casi inaccesibles.

una calita de bermeo
una cala de Bermeo

En aquella zona se encuentra el estuario del Urdaibai, el humedal más importante del País Vasco, calificado como reserva de la biosfera en 1984 por la Unesco. También es conocido por las olas que se forman en la desembocadura del río Oka, a la altura del pueblo de Mundaka, siendo una de las mejores zonas del país para practicar surf. Por su valor ambiental, y por las posibilidades de ocio que proporcionan las playas de la costa Vizcaína, esta zona es muy visitada en los días de verano. Sin embargo los pueblos que dan acceso son pequeños y apenas tienen aparcamientos en sus estrechas y a veces empinadas calles. Ello supuso que no pudiéramos parar con el coche en más de una ocasión. Aun así mereció la pena la visita aunque para la próxima tendremos que madrugar y limitar más el campo de acción.

urdaibai
vista de la desembocadura del río Oka con el pueblo de Mundaka al fondo

Aquella excursión ha venido a mi memoria al leer una noticia sobre la nueva sede que la fundación Guggenheim tiene intención de construir allí. Concretamente en la ría de Gernica cerca de la desembocadura del río Oka, en pleno estuario del Urdaibai. Ayer publicó El País en una noticia que la consejera de Cultura del gobierno vasco, Blanca Urgell, tiene ciertas dudas sobre la viabilidad del proyecto en este entorno aunque no dispone todavía de informes que así lo ratifiquen.

Si acudimos a la nota de prensa publicada por la fundación el 17 de diciembre del año pasado, titulada "estudios preliminares Urdaibai", podemos leer: "no se pretende crear otro edificio icónico" (referido al museo Guggenheim de Bilbao) "sino una experiencia en un paisaje icónico que dé lugar a un nuevo modelo de plena integración de arquitectura, entorno y arte."
Concluyen con un comentario de la Conservadora jefe del Solomon R. Guggenheim Museum, Nancy Spector, quien dice que “a través de la fusión de arte, naturaleza y educación, el proyecto de Urdaibai buscará iniciativas culturales diversas, relacionadas con el proceso, más que con el resultado. Artistas y pensadores serán invitados a residir en el emplazamiento durante diferentes períodos de tiempo, generando un centro de experimentación y de intercambio de ideas en constante cambio, y con una especial atención por lo local y por el paisaje. El Guggenheim Urdaibai fomentará la interacción con otras disciplinas y creará una plataforma catalizadora de inspiración, diálogo y acción”.

En esta otra noticia se aportan más datos sobre el proyecto que pretende acoger a unos 148.000 visitantes al año.

Pero volviendo a las a priori interesantes intenciones de la fundación, no puedo evitar sentir cierto escepticismo, por no decir rechazo directo. El beneficio económico que pueda generar a la zona (y ya no digamos a la propia fundación) no creo que sea compatible con la buena conservación del entorno. El impacto que generarán las nuevas infraestructuras necesarias para la sede así como el suelo ocupado por la misma será considerable. La supuesta integración entre arquitectura, entorno y paisaje queda en tela de juicio desde el momento en el que está en juego un entorno delicado como la reserva del Urdaibai.

Aún nos queda saber qué dicen los del Departamento de Medio Ambiente pero mientras tanto, ¿vosotros qué opináis?

6 comentarios:

Alex dijo...

Lo triste es que el debate se esta reduciendo a: PNV-Diputación de Vizcaya a favor. Gobierno Vasco (PSOE-PP) en contra...

Yo también soy esceptico con el tema y veo dificil que encaje un Guggi 2 allí...Veremos, pero me temo que la bilbainada saldrá adelante...

orphangirl dijo...

Los políticos siempre a la altura de las circunstancias. Ayer estuve buscando más información y leí lo que comentas, hacia a dónde ha deribado el debate para distaer la atención de lo importante.

En fin, a ver en qué termina todo.

daniel_e dijo...

lo curioso es que la fundación guggenheim se haya puesto en ese rollito "artistas y pensadores en residencia, más proceso que resultado...".

no parece que para hacer eso haga falta tener un guggenheim, no? para lo que son cojonudos es para hacer exposiciones galácticas (que conste que no lo digo para mal).

no sé, parece que cuesta asumir el cambio de modelo, en este caso en lo cultural, del proyecto estrella relacionado con el turismo a proyectos culturales más relacionados con la producción, más discretos...

bueno, eso y que, en fin, el pnv confía mucho en el cariño de la gente a la marca guggenheim, y si hace falta proponer cosas solo para que el gobierno tenga que quedar como el aguafiestas que no las quiere hacer, pues ala.

ah, y más yuyu da cuando sale algún listillo y dice que bueno, que también se puede buscar otra "marca" (!) que no sea el guggenheim para lo de urdaibai.

orphangirl dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Dani.

Por un lado está ese cambio de intenciones de la fundación y que los políticos siguen erre que erre con potenciar este tipo de turismo aunque sea a costa de un entorno tan bonito y delicado. Y la mercantilización de todo ... ¿acaso "Urdaibai, reserva de la biosfera" no es suficiente marca? Pero claro, un turismo de toalla y tuper no trae tanto dinero.

Jonathan Chanca dijo...

mezclando temas... yo propongo el Museo del Grafiti en Urdaibai. Oye, si en Sevilla ya van a tener uno, en Bilbao no se van a quedar atrás!. Llamémosle "Bosque de Oma 2.0".

Veis que fácil es proponer chorradas.

Hemos caído en el error (me incluyo a mi mismo con este comentario) de entrar al trapo de propagandas políticas.

Jonathan Chanca dijo...

Diré más. Yo directamente nombraba, sin concurso ni leches, de arquitecto-paisajista-estrella-y todo lo que el quiera, a Julián Argilagos Pi (cubano y olé). En la contabilidad, al indiscutible Roberto Cearsolo, y al frente de todo, gestionando la operación por supuesto a Miren Azkarate, que creo que ahora se aburre. Quién si no.